enviroo

nuestro Blog

Freelance (I): Opción razonable o huida hacia adelante

25 Marzo 2013 By Jorge Suarez In Empleo 2.0
Valora este artículo
(4 votos)

En los últimos tiempos escuchamos en todos los sitios que las relaciones laborales están desviándose hacia un nuevo panorama en el que los autónomos (freelance) tendrán cada vez más protagonismo en el contexto de muchas empresas y actividades a desarrollar a medio y a largo plazo.

 


Desde enviroo.com queremos aportar nuestra visión para intentar contrastar si el auge de esta modalidad de trabajo se trata de una opción razonable y lógica por la coyuntura actual o por el contrario, es una huida hacia adelante como última opción para muchos profesionables.

A través de varias dosis de nuestro blog os iremos aportando información. Aquí os va la primera.

Antes de seguir vamos a empezar con una definición de entrada.


¿Qué entendemos por freelance?


Es un trabajador freelance  la persona cuya actividad consiste en realizar trabajos propios de su ocupación, oficio o profesión, de forma autónoma, para terceros que requieren sus servicios para tareas determinadas, que generalmente le abonan su retribución no en función del tiempo empleado sino del resultado obtenido, sin que las dos partes contraigan obligación de continuar la relación laboral más allá del encargo realizado”.

Y partiendo de esta definición, la primera cuestión que tienes que resetear en tu cerebro acostumbrado a una contratación por cuenta ajena es la siguiente: ahora tu trabajo es en función de la realización de un proyecto determinado. Esta será tu meta.

Teniendo esta premisa de tu trabajo en función de la realización de tareas, el cómo y dónde lo realices en muchos casos va a ser por tu cuenta, teniendo claro eso sí, la necesidad de haber acordado la entrega en un plazo establecido con el cliente.

Hay una serie de premisas a tener en cuenta:

Organización: Es cierto que ahora no tendrás los horarios que tenías antes en la oficina ni la supervisión directa de un superior como en la mayoría de los trabajos por cuenta ajena. Pero no olvides nunca tu objetivo: entregar tus proyectos en plazo y adecuadamente. Por lo tanto, aunque no tengas un horario establecido, si es muy recomendable la organización de tus tiempos para conseguir ese objetivo. Ponte una fecha de inicio y de fin y calcula el tiempo estimado en su realización. Ah, y por supuesto, establece prioridades entre tus distintas tareas.


Ahorro en gastos: Aunque la palabra freelance o autónomo, mucha gente la asocia a pérdida de poder adquisitivo en relación con su anterior trabajo por cuenta ajena, a la hora de decidirse hay que valorar muchas variables, no sólo los gastos asociados a impuestos y cuota de autónomos (que veremos en el siguiente post...), que es lo primero que piensa la mayoría de la gente...

Y es que dada la coyuntura actual de muchos puestos de trabajo, las posibilidades tecnológicas disponibles en la actualidad y los perfiles demandados por muchas empresas, está aumentando cada vez más el número de freelancers que desempeñan su trabajo en lugares como sus casas, hasta hace unos años, una posibilidad altamente improbable en países como España.

Y realmente, con un ordenador en tu casa conectado a la red, y un espacio adecuado en tu casa, ¿qué tienes que envidiar al espacio físico de tu antigua oficina? Veamos un poco los ahorros factibles que se pueden dar en esta posibilidad:

  • Gastos de transporte público o de coche propio (directos como combustible u otros indirectos del funcionamiento del mismo).
  • Ahorro de tiempo, ese bien intangible pero que todos tenemos en cuenta cuando nos desplazamos a nuestros trabajos por cuenta ajena. Ahora ya podemos decir adiós al concepto in-itinere. Ahora el desplazamiento lo puedes medir en metros, no en kilómetros.
  • Gastos adicionales: cafés, infusiones, aguas, comidas llegado el caso... y es que no olvidemos que estás trabajando por cuenta ajena, pero tu cuerpo tiene que subsistir por cuenta propia.

Además, aunque no podamos considerarlo ahorro como tal, tienes que tener en cuenta un aspecto obvio, pero evidentemente, importante. Y es que, si trabajas desde tu domicilio, con una buena organización en tus horarios tendrás más tiempo para ti, tu familia o incluso para trabajar más cómodo.

Un vídeo recomendable sobre esta temática: ¿Porqué no se trabaja en el trabajo? de Jason Fried.

http://bit.ly/15sbLPD

No nos olvidamos de otros apartados que un freelance tiene que tener claros a la hora de dar el paso de trabajar por cuenta propia (tipos de autónomos, cuotas, impuestos asociados a los trabajadores por cuenta propia)... pero eso lo veremos en nuestras próximas entradas al blog.

¿Qué opinas? ¿Te harías freelance?


Visto 7631 veces

Enviroo en los medios

                                                         

Usted está aquí: Inicio Blog Empleo 2.0 Freelance (I): Opción razonable o huida hacia adelante

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambias la configuración de tu navegador, aceptas su uso. Gracias!

Acepto