enviroo

nuestro Blog

Redactando una carta de presentación: Errores comunes (y 2)

08 Julio 2014 By Jorge Suarez In General
Valora este artículo
(0 votos)

Lo prometido es deuda…y aquí tenemos una nueva entrada con más errores, omisiones o cuestiones a mejorar en nuestras cartas de presentación. Hacerla más personal, cuidar nuestros puntos débiles, ser conciso.. todo buscando siempre un objetivo: Atraer a los empleadores, no espantarlos.

¿Realmente pensamos que haciendo lo mismo que hace el resto lograremos destacar? Hacerse esa pregunta a la hora de redactar una carta de presentación es interesante porque nos daremos cuenta de qué a través de una redacción original, profesional y concisa podremos adelantar a muchos de nuestros oponentes en la mesa del empleador.

Nosotros y nuestras circunstancias

Uno de los errores más comunes que se tiene al redactar una carta de presentación es que curiosamente no la hacemos todo lo personal que debiéramos, en muchas ocasiones. Tenemos la opción de ampliar nuestro CV con la introducción de la carta de presentación dando un toque personal que resalte sobre las demás candidaturas. ¡Aprovechemos esa oportunidad!

Debemos destacar sobre los demás y la carta es el primer paso. ¿Qué es lo que nos hace perfectos para el puesto? Esas características debemos mezclarlas con rasgos de personalidad y logros que sean de interés. Tenemos que impresionar, no ser uno más del montón.

El reclutador tiene que leer información que le llame la atención del candidato. Hay que conseguir que piense “Quiero conocer a esta persona y que se explique…”

Cuidar los flancos débiles

Todo ejército tiene flancos o puntos débiles. Lo importante para ganar la batalla es saber suplir nuestras flaquezas con los flancos o puntos fuertes. En nuestro caso, sucede lo mismo. La carta de presentación es el mejor lugar para explicar esas lagunas, circunstancias, etc…que el empleador puede usar en nuestra contra y que a simple vista en el CV pueden jugar en nuestra contra (nos han despedido de nuestro anterior trabajo, hemos pasado un año sabático, etc..)

Quien mucho abarca, poco aprieta

El refranero popular al rescate.. Y es que viene a colación este popular refrán para cuidar otro error típico de las cartas de presentación. Todos los puestos de trabajo a los que optamos tienen una serie de requisitos (más o menos larga dependiendo del puesto) y lo más normal es que no seamos los mejores en todo lo que se pide para el puesto. Entonces, ¿Por qué intentamos describir nuestra adaptación a cada requisito y no nos centramos en los más cruciales que son necesarios para el puesto?

Ejemplo: Si están demandando un Técnico comercial con amplia experiencia en ventas y nivel avanzado de inglés, siendo valorable conocimientos de italiano, ¿será el idioma transalpino determinante sino tenemos experiencia en ventas o alto nivel de inglés? Evidentemente, es secundario y debemos destacar nuestra experiencia comercial y nivel de inglés.

Somos profesionales: Lo demostramos con hechos

Aunque parece una obviedad solemos caer en un error que puede echarnos abajo un gran CV al redactar nuestra carta. Es el uso de frases inconsistentes, sin fuerza y que no son determinantes frente a otros candidatos, más bien al contrario.

Ejemplos: “Creo que cuento con la experiencia y habilidades necesarias…” “Soy ingenioso, buen trabajador en equipo y orientado a resultados”

Ahora bien, y si en lugar de estas expresiones opacas y que no aportan realmente nada explicamos cómo trabajamos en equipo y obtuvimos resultados en otros trabajos y ponemos ejemplos de la experiencia que tuvimos en puestos similares…Seguro que suena más atractivo para el reclutador.

Lo bueno si breve, dos veces bueno

De nuevo, el refranero..  En este caso para incidir en que al ser una vista previa de nuestro CV nuestra carta tiene que ser fácil de leer, no convertirse en una árida lectura de párrafos irrelevantes. Con tres, cuatro párrafos será suficiente para mostrar nuestros méritos y hacerlos atractivos para los empleadores, sin partes innecesarias, con frases cortas y sin repetirse. Llamémos la atención de los reclutadores, no su aburrimiento.

Si conseguimos unir estos consejos de forma práctica en nuestras cartas tendremos bastante ganado para la siguiente etapa de nuestra carrera: la entrevista….pero eso ya es harina de otro costal (oda al refranero popular…)

Visto 7264 veces

Enviroo en los medios

                                                         

Usted está aquí: Inicio Blog General Redactando una carta de presentación: Errores comunes (y 2)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambias la configuración de tu navegador, aceptas su uso. Gracias!

Acepto