enviroo

nuestro Blog

Adaptarse o desaparecer: las opciones de futuro del e-mail

12 Febrero 2015 By Jorge Suarez In General
Valora este artículo
(0 votos)

No vamos a entrar en teoría conspiratorias al estilo Dan Brown, pero la irrupción en los últimos años de las distintas redes sociales, servicios de mensajería instantánea como Whatsapp, están por lo menos poniendo en jaque al en otro tiempo omnipresente correo electrónico, casi al nivel de una conjura. Ante estos nuevos rivales, ¿nos encontramos con síntomas leves de fátiga de nuestro viejo amigo e-mail o es el principio de un coma irreversible?

Y es que llevamos ya un tiempo oyendo y leyendo opiniones anunciando la desaparición del “tradicional” e-mail fagocitado por una conjura de elementos: Facebook, LinkedIn, Twitter y su más reciente colega de fechorías, Whatsapp. Según datos de la firma de investigación digital Radicati Group, se envían diariamente un total estimado de 122.500.453.020 e-mails en todo el mundo y existen hasta 4000 millones de cuentas activas hasta este año pasado. Pues a pesar de estos datos, existe un debate más que caldeado sobre si está cuesta abajo el uso del e-mail o realmente está en un proceso de adaptación. Hay opiniones para todos los gustos y casi, literatura al respecto.

Tal vez lo que haya que plantearse es sin más, si el uso del e-mail no estará volviéndose más eficiente, más profesional, en definitiva para un uso en entornos más formales. Nos damos cuenta al respecto que por ejemplo, si necesitamos comentar algo con un entorno familiar o de amistades, el 90% de estos contactos se mantienen a través de Whatsapp, redes sociales, y en menor término (quien lo iba a decir), por medio de una conversación telefónica. En estos entornos, se puede decir que el correo electrónico ha dejado de pelear por su presencia, se ha rendido…

Pero, ¿sucede lo mismo en el entorno profesional?. Aquí es donde ya vienen las dudas. Y es que las relaciones profesionales siguen basándose en intercambio de información (en muchos casos, comercial) a través de un soporte en el que, hoy por hoy, el correo electrónico sigue ejerciendo un fuerte dominio. Y no parece que sea fácil de atacar ni de sustituir. Tal vez LinkedIn intenta hacerse un poco de hueco suplantando sus funciones, pero en muchos casos, sigue quedando lejos.

Existen multitud de argumentos a favor de la supervivencia del e-mail: su adaptación a las nuevas tecnologías, sus actualizaciones constantes, etc…Recomendable: El e-mail no ha muerto. Por el contrario, en el otro lado, tenemos su escaso uso entre los usuarios más jóvenes o su poco músculo combativo en un ambiente extralaboral, entre otros motivos... (recomendable: ¿El correo electrónico ha muerto?)

Será un debate que durará tiempo y veremos sus consecuencias, quién sabe si a través de un e-mail, ¿o lo whatsappearemos?

Visto 3681 veces

Enviroo en los medios

                                                         

Usted está aquí: Inicio Blog General Adaptarse o desaparecer: las opciones de futuro del e-mail

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambias la configuración de tu navegador, aceptas su uso. Gracias!

Acepto