enviroo

nuestro Blog

Cómo ayuda la gravedad cero a innovar en las organizaciones

14 Enero 2016 By Jorge Suárez In General
Valora este artículo
(0 votos)

La semana pasada hablábamos de cómo se terminaba con la innovación en las organizaciones. Afortunadamente existen antídotos que permiten desbloquear las carreteras de la innovación dentro de las compañías, tal cual quitanieves abriéndose paso. Veamos como actuán…

Contra el pensamiento grupal y experto que habíamos visto en el post de la semana pasada (Cómo se destruyen las tendencias innovadoras en las organizaciones) el principal antídoto que puede desbloquear una idea innovadora en una organización es el llamado estado de gravedad ceroPuede sonar muy astrofísico el término pero se trata simplemente de tomar opiniones de individuos o grupos de personas externos que van a ayudarnos a escapar del peso que supone la rutina y procedimientos habituales conocidos en la organización y que están sirviendo de freno a la innovación.

Este pensamiento de gravedad nula o cero se puede definir por las siguientes características:

Distancia psicológica

Si habéis leído el famoso cuento de Andersen, El traje nuevo del emperador, encontraréis similitudes a este concepto. Y es que todos los actores que estén dentro de la atmósfera del pensamiento de la organización, no verán la desnudez del emperador salvo que estén fuera, como el niño. Con esa distancia se evita la preocupación de los que están ya dentro del grupo (se siguen opiniones de la mayoría para no parecer torpes o incompetentes) y de esta manera se aprecia mejor la verdadera situación de las cosas.

Una solución podría ser la inclusión temporal de personas ajenas al grupo que de esta forma no se domesticarían y mantendrían su visión de distancia sobre la organización.

Espíritu renacentista

Y si además estas personas, tienen un marcado espíritu renacentista, mejor que mejor. Este espíritu lo personifica Leonardo da Vinci, pero se puede caracterizar por personas con mente abierta, bastante viajadas, con muchas aficiones y abundante lectura a sus espaldas.

Esto junto hace que sean naturalmente curiosas, con ganas de aprender y tiendan a buscar experiencias diversas. Además tendrán una mayor capacidad de creación y ayudarán a la organización percibiendo por ejemplo, las necesidades externas además de sólo las potencialidades de la organización.

Conocimiento relacionado 

Este tipo de es el relacionado con un área relevante pero no específica para la realización de una tarea. No tiene como objetivo aportar conocimiento a un equipo que ya puede poseerlo, sino darle otra perspectiva nueva y enriquecedora. Pueden ser incluso opiniones que hasta sean algo ingenuas pero que unidas a las opiniones expertas en ese campo fluyen dando lugar a nuevas ideas que de otra forma no salen a la superficie. Digamos que estos no expertos hacen que los expertos piensen de forma diferente.

Y es que cuanto menos familiarizada esté una persona con un problema, más explicaciones necesita. Para quienes dan estas explicaciones, la ventaja reside en que pueden ver el problema desde una perspectiva nueva y diferente. Por lo tanto si buscamos pensadores de gravedad cero, debemos preguntarnos el tipo de conocimiento relacionado que debemos buscar en ellos. Aquí dependerá de distintos factores como tipo del problema, equipo, plazo, su propia personalidad, etc… No obstante, traigamos siempre personas con perspectivas que nos ayuden a descubrir posibilidades que no habíamos barajado.

Si tuviéramos que definir la vacante en un proceso de selección, podríamos titularla tal que así: Persona extremadamente creativa lo bastante inteligente como para entender lo básico y ayudarnos a innovar. ¿conocéis a alguien así?

Visto 2903 veces

Enviroo en los medios

                                                         

Usted está aquí: Inicio Blog General Cómo ayuda la gravedad cero a innovar en las organizaciones

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambias la configuración de tu navegador, aceptas su uso. Gracias!

Acepto